La Fe y las Acciones – Primera Parte

La Fe y las Acciones 1

 

Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma.

– Santiago 2:17

 

Moffat

La fe sin acciones correspondientes es estéril.

 

Biblia en Lenguaje Sencillo

Lo mismo pasa con la fidelidad a Dios: de nada nos sirve decir que somos fieles a Dios si no hacemos nada que lo demuestre. Esa clase de fidelidad está muerta.

 

Castilian

Esa fe que no produce obras buenas no tiene ningún valor. Es una fe inútil, que está totalmente muerta.

 

Versión Amplificada

Así también la fe, si no tiene obras (hechos y acciones de obediencia que la respalden), se destituye a si misma de poder (es inoperativa y está muerta).

 

En Romanos 10:17 vemos que la fe viene por oír la Palabra de Dios; entonces la fe actúa o hace lo que dice la Palabra de Dios.

 

Si vemos cada milagro que hubo a lo largo de la Biblia, veremos que hubo una acción de fe involucrada.

 

Esto lo he visto de manera práctica cuando he ministrado campañas de sanidad divina, cuando toma acciones correspondientes basadas en la Palabra que escucha recibe su milagro.

 

Una hermana llegó con muletas a una campaña que hice en la ciudad de Los Andes; después de terminar de compartir la Palabra le pedí que tome acciones correspondientes con su fe y empezase a caminar sin las muletas, ella las dejó y empezó a caminar sin ningún problema.

 

Las acciones que acompañaron a su fe fueron lo que trajo el milagro que ella necesitaba.

 

 

La Sanidad del Cojo de Listra

 

Hechos 14:7-10

7 y allí predicaban el evangelio.

8 Y cierto hombre de Listra estaba sentado, imposibilitado de los pies, cojo de nacimiento, que jamás había andado.

9 Este oyó hablar a Pablo, el cual, fijando en él sus ojos, y viendo que tenía fe para ser sanado,

10 dijo a gran voz: Levántate derecho sobre tus pies. Y él saltó, y anduvo.

 

En este milagro podemos ver la conexión que hay entre la Palabra de Dios y las acciones a la hora de recibir un milagro.

 

Mientras Pablo y Bernabé estaban predicando la Palabra, este hombre de Listra estaba escuchando, y la fe se empezó a levantar en él. Pablo se dio cuenta de esto y le dijo que tome una acción, el cojo hizo una acción de fe y recibió su milagro.

 

Si el hombre no hubiera actuado sobre la Palabra de Dios nunca hubiera caminado.

      

 

Las Bodas de Caná

 

Si vamos a los evangelios veremos que Jesús siempre motivo a la gente a actuar para recibir su milagro.

 

Juan 2:1-11

1 Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús.

2 Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos.

3 Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino.

4 Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.

5 Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere.

6 Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaros.

7 Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba.

8 Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron.

9 Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo,

10 y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora.

11 Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él.

 

       Este milagro es muy interesante. Aquí Jesús convirtió el agua en vino.

 

En esa fiesta habían seis tinajas de piedra para agua, cuya capacidad era alrededor de 100 litros por tinaja, así que estamos hablando de unos 600 litros 

      

Jesús les dijo a los sirvientes que llenasen las tinajas de agua, ellos necesitaban vino, pero Jesús les pidió agua.

      

Los sirvientes fueron obedientes y llenaron las tinajas de agua hasta el tope. Fueron donde Jesús y aquí vino lo difícil, les dijo que fueran donde su jefe con el agua.

      

Meditemos un momento en esto; fue fácil llevar el agua a Jesús, no tenían nada que perder, pero el ir donde su jefe con el agua; eso era otro asunto, les podía costar el empleo o algo más.

      

Sin embargo, mientras ellos llevaban las tinajas de agua, algo sucedió, el agua se convirtió en vino; y en un vino de la más alta calidad.

      

La acción de obediencia produjo el milagro.


Anuncios

6 comentarios el “La Fe y las Acciones – Primera Parte

  1. HE LEIDO MUY BUENOS LIBROS DE KENNETH HAGINS QUE HAN BENDECIDO Y FORTALECIDO NUESTRO MINISTERIO.
    QUISIERA SABER SI DISPONEN DE VIDEOS EN ESPAÑOL. GRACIAS
    ELYS

  2. para poder entender necesitas creer tus ojos y oidos espirituales estan cerrados wilder y a ti alex el que creas que hay o no hay Dios es igual las cosas van a pasar y lo que esta escrito en la biblia se cumple para el que cree en bendicion y para condenacion al que no cree Dios los bendiga y los guarde soy una mujer de fe por que lo que hoy creo es por que lo estoy viviendo ¡¡¡DIOS ES BUENO!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s